Jabones y cremas de leche de burra

¿Por qué la leche de burra es tan buena?

Por una parte, es muy diferente de la leche de los rumiantes que poseen varios estómagos y que, debido a su forma de digerir durante tres días, oxidan los ácidos grasos y las vitaminas. La burra, como el ser humano, posee un sistema digestivo monogástrico.

Además, la leche de los rumiantes, debido a la digestión por fermentación, tiene una carga bacteriana muy elevada, al contrario que la leche de burra que tiene enzimas (lisozima y lactoferrina) que son poderosos agentes antimicrobianos.

La leche de burra es muy completa porque es muy similar a la leche de la mujer. Es rica en vitaminas (A, B1, B2, B6, C, D, E) en minerales (calcio, magnesio, fósforo, hierro, zinc...), oligoelementos y ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6). Contiene mucho retinol (vitamina A) que tiene un efecto tensor muy importante, por tanto, antiarrugas. El retinol ayuda también a la cicatrización y acelera la producción de colágeno. Se comprenderá que es especialmente eficaz en las pieles con problemas, con eczema, acné o psoriasis. La piel se regenera de forma más fácil y elimina así sus impurezas. La leche de burra hidrata y está recomendada para las pieles con envejecimiento precoz.

 

 

Natural

 

Avena y Limón

 

Verbena y Karité

 

Arcilla verde y petitgrain

 

Rosa mosqueta

 

Arcilla Blanca

 

Té Verde y Aloe Vera

 

Aceite de Argán, Miel y Aloe Vera

 

Siempreviva

 

Canela y Naranja

 

Lavanda

 

Regalo de 8 muestras

 

Crema facial

 

Body Milk Hidratante

 

Crema de manos